Papel jaspeado en las artes graficas -

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Papel jaspeado en las artes graficas

MATERIALES

Papel jaspeado

 Otra técnica que puede considerarse un caso límite de las técnicas de impresión es la creación de papel jaspeado, cuya similitud con la monotipia consiste en la limitación a un solo ejemplar de cada impreso. No se sabe nada preciso sobre la historia de esta técnica que durante mucho tiempo era el procedimiento más importante para la elaboración de papeles pintados como los que se usan para las guardas de los libros. Las primeras descripciones conocidas de esta técnica son originarias del siglo XVII. La técnica cayo en desuso temporalmente y experimentó un auge hacía finales del siglo XIX. Se trata del procedimiento siguiente: en una cubeta plana se vierte un líquido, la base, sobre la cual se dejan caer gotas de colorantes, las cuales se expanden más o menos sobre la superficie del líquido gracias a un componente especial (normalmente hiel de buey). Las gotas de colorante se pueden colocar colateralmente o se pueden intercalar.

 
 

 
 Gracias a la composición específica del baño los colorantes flotan en la superficie. En el procedimiento tradicional la base consiste de un líquido gelatinoso que se obtiene hirviendo musgo irlandés en agua. Con una aguja se puede alterar la disposición de las gotas de colorante en la superficie del agua. Normalmente no se usa una aguja individual, sino una serie de agujas montadas sobre un listón de madera, una pinta. Otros dibujos se obtienen salpicando la superficie del agua con una solución acuosa de alcohol y de jabón, lo que genera una estructura de finas nervaduras. Cuando se ha obtenido el dibujo deseado se trata de transferirlo sobre el papel. Para ello el papel se deposita con cuidado sobre la superficie del agua, evitando los movimientos laterales y la creación de burbujas. Una vez que el papel descansa sobre el agua, los colorantes que nadan sobre la superficie del agua se adhieren sobre el papel y este se puede sacar, deslizándolo encima del borde de la cubeta. Luego el papel se cuelga para secar. En la época de oro del papel jaspeado los dibujos jaspeados incluso se transferían sobre los cortes de los libros.


 
 


 La calidad de los papeles jaspeados depende de muchos factores y los resultados satisfactorios suelen ser el resultado de incansables experimentos con diferentes tipos de bases, colorantes, concentraciones, temperaturas, etc.

 Los fabricantes con éxito suelen mantener en secreto sus fórmulas. Sobre todo en Inglaterra había fabricas, en las que los papeles jaspeados se fabricaban en serie. Teóricamente el jaspeado de papeles es un caso especial de la planografía, ya que aquí se usa una forma libre de relieve, la base, con la particularidad que aquí la forma es un líquido sobre el que flota la tinta a transferir.

M. Riat, Técnicas Gráficas.


 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal