Diluyentes en las artes graficas -

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Diluyentes en las artes graficas

MATERIALES

Diluyentes


Diluyentes, Bálsamos, Trementinas legítimas, disolventes, Barnices, resinas, ceras
Diluyentes (Sirven para diluir los colores al óleo).
Los aceites etéreos o esenciales, como la esencia de trementina o los destilados del petróleo, son medios de dilución sin fuerza aglutinante propia: dividen el color y obran, por tanto, contra una aplicación pastosa.

Aceites etéreos (volátiles)
Al revés de los aceites grasos, los aceites etéreos no dejan en el papel una mancha permanente, sino que vaporizan por completo o en su mayor parte. Son mezclas de hidrocarburos, alcoholes, ésteres, etc., que huelen intensamente y que pueden destilarse con vapor de agua.

Aceites Etéreos Vegetales
Esencia de trementina, aguarrás, es el aceite etéreo más importante y el mejor de todos. Se obtiene del bálsamo (pez) de diferentes coníferas, por destilación con vapor de agua, pero sin presión. El residuo es la pez de Borgoña, pez rubia o colofonia, fundida. La esencia de trementina era ya conocida en la antigüedad y se distinguen en el comercio diferentes clases.
La esencia de trementina de buena calidad debe producir en el papel una mancha que se vaporiza rápidamente sin dejar residuo. Si se agita en la botella, las burbujas que se forman, si el líquido es claro, han de romperse en seguida, sin dar reflejos coloreados. El olor en la de buena calidad es agradable y aromático, no penetrante ni parecido al de la bencina, como pasa en las falsificaciones.

Aceites Etéreos Minerales
Se trata de aceites volátiles procedentes de los hidrocarburos de la gasolina y del benzol. A diferencia de los aceites esenciales vegetales, los aceites minerales no fijan nada de oxígeno. Se han llamado erróneamente aceites minerales por proceder de yacimientos geológicos naturales y, una vez elaborados industrialmente, se evaporan dejando una cantidad de residuos menor o mayor, según su pureza. Se obtienen en parte del petróleo bruto y en parte del alquitrán de hulla y tienen aplicación como diluyentes y disolventes. Del petróleo bruto, que es una masa líquida parda y espesa, se obtienen por destilación fraccionada una serie de compuestos valiosos; así, entre otros, la gasolina, la bencina y la bencina disolvente (sustitutivo de la esencia de trementina), todos ellos líquidos incoloros, fácilmente inflamables, que tienen su punto de ebullición entre 60 y 180 grados C. y que se evaporan rápidamente sin dejar mancha permanente. A temperaturas más elevadas se fraccionan los aceites de quemar, el petróleo de alumbrado del comercio, que hierven entre 180 y 270 grados C. y los aceites de engrase que hierven entre 270 y 400 grados C. Por último queda un residuo alquitranado con carácter mantecoso, la vaselina. A partir de ésta se obtienen a su vez, especialmente si procede de alquitrán de hulla, el aceite de vaselina, la vaselina sólida, la parafina y las ceras artificiales. Todas estas sustancias son muy estables en estado puro, no absorben oxígeno y, por consiguiente, no se oxidan ni tampoco se enrancian. Mas, para la fabricación de los barnices es absolutamente preferible la esencia de trementina.

Del alquitrán de hulla se obtienen:

Benzol
Benceno, es el nombre químico. Constituye un enérgico disolvente para los colores al óleo. Algunos pintores lo utilizan como diluyente para conseguir un efecto mate con colores al óleo fuertemente diluidos, a veces con adición de cera. La estabilidad depende de su pureza.
El benzol puro es incoloro, tiene fuerte olor y es muy inflamable. Disuelve la mayoría de las resinas sintéticas y puede mezclarse con alcohol. El benzol no purificado se toma pardo y causa oscurecimiento. Sus vapores son perjudiciales para la salud. Se congela a + 4,5º C.

Toluol
Se puede utilizar igualmente solo en estado purificado. Como seca más lentamente que el benzol tiene mayor efecto disolvente que éste y no se puede emplear como diluyente en capas superiores.

Xilol
Xileno, es el nombre químico. Es muy conocido como líquido para limpiar pinceles y sirve también para borrar colores al óleo. En sus calidades comerciales es más impuro que el benzol y el toluol y, por ello, no aconsejable como diluyente de pinturas. El xilol y el toluol se evaporan más lentamente que el benzol y, por esta razón, sus vapores son menos perjudiciales para la salud.

Tetralina
Se obtiene de la naftalina, tiene olor picante y se evapora mucho más lentamente que la esencia de trementina. Como absorbe oxígeno, al igual que la esencia de trementina, puede acelerar el secado de los colores al óleo. Constituye un disolvente enérgico y puede disolver, p. ej., capas de color al óleo ya secas, por lo que no se puede utilizar como diluyente de colores superpuestos a capas inferiores. En el producto técnico se ha observado que vuelve rojas las aplicaciones de colores blancos.

Decalina
Es una naftalina hidrogenada, clara como el agua y de olor suave. Se evapora más lentamente que la esencia de trementina, tiene menor poder disolvente que la tetralina sobre las capas de colores y, por consiguiente, se podría probablemente utilizar como medio de limpieza de cuadros antiguos en lugar del peligroso lavado con agua.

Hidroterpina
Es un diluyente semejante a la decalina, de origen vegetal. Como agente de dilución y de limpieza está muy indicada y corresponde en sus propiedades esenciales a la trementina americana.

Bálsamos
Son exudaciones de diversas plantas, fluidas, insolubles en el agua a diferencia de las gomas y que al aire y por evaporación de sus aceites volátiles, se vuelven rápidamente espesas y se resinifican (por ejemplo, la pez de pino es uno de dichos bálsamos). La resma que queda es frágil y se descompone fácilmente.

Trementinas Legítimas
Son solubles en esencia de trementina, alcohol etílico, éter, bencina, petróleo y calentados en baño de María se pueden mezclar con aceites grasos. Contienen de 20 a 30% de aceite etéreo.

Trementina de Venecia
Es la pez que fluye del alerce de alta montaña; tiene un olor aromático agradable y es clara, a veces ligeramente enturbiada de blanco. El producto del comercio tiene con frecuencia un tinte pardo a causa de impurezas en su obtención por partículas de corteza, etc.. La trementina se hace salir practicando una incisión en la corteza; también puede obtenerse en primavera hirviendo las piñas cargadas de resma.
El producto pardusco del comercio no es seguro y puede volver se todavía más oscuro. Las mejores clases venían en otro tiempo de Trento y de Estiria.
La trementina de Venecia es más o menos fluida según su contenido en aceite etéreo (esencia) y está exenta de los cristales de ácido abietínico que enturbian la trementina común.
Es soluble naturalmente en la esencia de trementina en la proporción 1:1, especialmente bajo un calor moderado en baño de María, así como en los aceites grasos y se disuelve como todas las trementinas legítimas en alcohol de 80% o en amoníaco en la razón 5:1.
Las trementinas comunes, como la de pino o galipot, que se distinguen por su mal olor penetrante y por su color amarillo pardusco, se vuelven turbias y lechosas al disolverse, contrariamente a la de Venecia. Esta puede en caso de necesidad, diluirse con esencia y filtrarse a través de vanas gasas, de preferencia al sol, porque así queda más fluida. El color pardo de las clases impuras no puede eliminarse.

Materiales de Limpieza (Disolventes)

Trementina
La trementina es un producto químico, casi puro, refinado; contiene un 92% a un 96% de un compuesto conocido como pineno. Se obtiene de la destilación de la savia densa y resinosa de los pinos y otras coníferas de diferentes partes del mundo.
Es un líquido incoloro, de olor agradable; es uno de los disolventes menos peligrosos, en cuanto a riesgos de incendio y sus vapores rara vez son perniciosos. Su tipo de evaporación se ajusta a la gran mayoría de los fines de la pintura y barnices.
La trementina se oxida al exponerse a la luz solar, aire o calor. Es recomendable hacer uso de trementina fresca; cuando ella ha sufrido cambios, por largo período de almacenamiento se reconoce fácilmente al examinarla pues ha perdido su olor agradable y aromático, es demasiado ocre y se vuelve viscosa y gomosa después de su evaporación. Debe ser desechada.

Trementina de madera o aguarrás
Se obtiene por destilación seca o a vapor. Este material se obtiene de los trozos y recortes de pinos terebintáceos. Sus propiedades disolventes y adelgazantes son prácticamente idénticas a la trementina. Solo su olor es mas desagradable y huele a serrín de madera.

Aguarrás Mineral
Producto destilado del petróleo crudo; como adelgazante tiene propiedades similares a la trementina. Puede reemplazarla, como adelgazante de pinturas, con idénticos resultados y a más bajo costo sin embargo, como disolvente para resinas su acción es diferente e inferior.
Como producto del petróleo, está entre el querosene y la gasolina en cuanto a evaporación, inflamabilidad, poder solvente.

Bencina, Benzol, Toluol, Xilo,
Actúan más enérgicamente y hay que tener cuidado con sus vapores inflamables y tóxicos.

Tetralina y Decalina

Alcohol etílico o de granos puro.
Es un disolvente muy fuerte de las resinas, incluso del copal. El alcohol es un poderoso disolvente de películas secas de barniz y pinturas. Pinturas de 25 años de antigüedad pueden ser destruidas por la acción del alcohol. El alcohol desnaturalizado, es no apto para uso en bebidas por la adición de varias materias. Contiene un 6% de H20. Los alcoholes para fricciones, son desnaturalizados, inocuos para la piel y pueden contener hasta un 25% de H20.

Alcohol de madera o metanol (o alcohol metílico).
El metanol tiene las mismas propiedades disolventes generales que el alcohol etílico, excepto que es un disolvente algo mejor y mas poderoso. Puede ser un substituto del alcohol de granos donde quiera que su efecto venenoso pueda ser contrarrestado. Sus vapores también son dañinos.

Alcohol Amílico
Es también un disolvente fuerte; sus vapores son venenosos.

Acetona
Se mezcla con agua, aceite y alcohol y disuelve enérgicamente los aceites y resinas.

Cloroformo
Ataca fuertemente a resinas y aceites. Se debe tener cuidado con sus emanaciones. Todos los disolventes citados son líquidos incoloros de olor característico.

Barnices
Son barnices todos aquellos líquidos que extendidos en capas delgadas sobre un cuerpo (madera, vidrio, metal) se solidifican constituyéndose en una superficie lisa, brillante e impermeable.
Los barnices según los materiales que lo componen se clasifican en dos grandes categorías, Barnices de aceite y Barnices de resma o lacas.

Barnices de Aceite
Los barnices de aceite son aceites secantes.

Barnices de Resina o Laca
Los barnices de resma o lacas son soluciones de resinas y de otras sustancias que de acuerdo a la naturaleza de los solventes se dividen en:

Lacas volátiles
Cuando el solvente es un aceite volátil o un alcohol.

Lacas grasas
Cuando el solvente es un aceite secante. Los aceites secantes mas conocidos son: de lino, de nueces, de cáñamo, de ricino, etc.
El aceite de lino es el que por sus propiedades químicas y físicas es actualmente el más utilizado como material para fabricar barnices. Un aceite no secante, expuesto a la acción del aire aun durante mucho tiempo, sólo se espesa y se pone rancio pero nunca deja de ser fluido; en cambio un aceite secante al aire, se resinifica y solidifica completamente.
Es esta la propiedad que permite utilizarlos para la fabricación de barnices.

Resinas
Las resinas, como bálsamos y a diferencia de las gomas, no se disuelven en el agua, pero sí en los aceites grasos y etéreos y en parte en el alcohol. Representan, como los aceites grasos, mezclas de cuerpos diversos en proporciones variables. Un bálsamo, cuyo aceite etéreo se ha evaporado, se convierte en una resina.
Resinas blandas, almáciga y dammar, presentan como barnices, como diluyentes y como adición a los colores al oleo amasados (colores resinosos) inapreciables servicios. Actúan contra el arrugado y la formación de película de los aceites, así como contra su posterior contracción y destrucción, por la razón de que se secan desde dentro, o sea, a través de toda la masa, por evaporación de su disolvente, al contrario de los aceites grasos, que por fijar el oxígeno del aire secan a partir de la superficie. Estos materiales están menos expuestos que los aceites grasos a la oxidación y ofrecen una excelente protección contra los gases, la humedad del aire, y aun atacados por estos agentes pueden fácilmente regenerarse. Se disuelven en los aceites etéreos y en caliente en los grasos.

Goma laca.
A las resinas blandas pertenece también la goma laca, procedente de las Indias orientales; es una resma de color y proviene de una clase de cochinilla.

Colofonia, pez rubia o resma para violines

Es el residuo sólido de la obtención de la esencia de trementina, siendo una resma de baja calidad, muy ácida y astillable, de color amarillo claro o pardo oscuro. Se amarillea fuertemente bajo la luz. Es soluble en esencia de trementina, alcohol y bencina, en acetona y en lejías (soluciones de sosa). Los barnices resinosos falsificados con colofonia se agrietan fácilmente, quedan pegajosos y se desprenden luego como astillas. La goma laca se falsifica frecuentemente con colofonia. La colofonia se disuelve totalmente en bencina, mientras la goma laca lo hace muy poco, sólo en un 5 a 6 %. El barniz de aceite de linaza y otros barnices al óleo hacen coagular a los blancos de plomo y de zinc cuando se hallan mezclados con colofonia. Para pegar cuadros sobre lienzo nuevo (reentelar) se emplea mucho la colofonia. Hoy día hay en el comercio muchas colofonias deficientes para este fin. Cocidas con sosa, dan un jabón resinoso, insoluble en agua. Hay comunmente en el mercado colofonias de color más oscuro que son menos transparentes y su olor es más penetrante, demostrando su menor pureza. Funde hacia los 100ºC., es soluble en alcohol, éter y aceites esenciales. Puede ser fundida con cera en los aceites grasos y es saponificable mediante los álcalis.
Aceite de resma, mediante la destilación seca y fraccionada de la colofonia se obtiene cuatro hidrocarburos, cada uno posee un punto de ebullición diferente y el conjunto de estos es llamado aceite de resma; el que es utilizado en la fabricación de la tinta tipográfica.
Las resinas duras son productos vegetales, unos fósiles y otros procedentes de árboles vivos.

Copales.
Copal es un nombre genérico para resinas muy diferentes. Muchos copales son más duros que la sal gema, mientras otros son más blandos que la dammar. Los copales fósiles son insolubles en el alcohol y tampoco se disuelven directamente en los aceites grasos. Los copales blandos son solubles en alcohol.
El ámbar es una resma fósil procedente de distintas variedades del pino y que se encuentra depositada por el mar en las costas del Báltico y en arcillas azuladas.

Ceras y Sebos
Son productos naturales animales o vegetales, parecidos a las grasas. La cera de abejas, obtenida con cuidado, derretida de panales de un año, todavía no incubados, es de color amarillo claro (cera virgen). La cera más vieja es amarilla obscura. En el comercio se presenta en forma de discos planos o panes. La cera se funde ya a los 62 grados C.; con el calor se vuelve blanda y amasable, volviendo a ponerse firme con el frío. Se disuelve fácilmente en caliente (baño de María) en la esencia de trementina, bencina y aceites grasos; disuelta al fuego, se vuelve parda como manteca. La cera es muy insensible a los ácidos y emulsionable por las lejías (jabones de cera). No se oxida con el oxígeno del aire como los aceites grasos, no se vuelve amarilla ni se contrae.


Verónica Rojas Lederman
Universidad de Chile

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal